Viajes

Visita a Montauban en Francia

Pin
Send
Share
Send


La iglesia de Saint Jacques en Montauban

El sol doraba el vetusto Puente Viejo cuando nos aproximábamos a él por la orilla “nueva” de Montauban. Al otro lado veíamos los característicos ladrillos rojos de los edificios históricos de la ciudad.

La capital del departamento de Tarn-et-Garonne es, hoy en día, una tranquila urbe poblada por unos 57.000 habitantes, pero sus calles denotan la importancia histórica que tuvo en la región durante tantos siglos.

Dejamos el coche en el céntrico hotel Abbaye des Capucins y nuestros guías Caroline y Florian abrieron la marcha hacia las entrañas de Montauban, lugar donde el ex-presidente la República española, Manuel Azaña, pasó sus últimos meses de vida.

Iglesia de Santiago (Saint Jacques)

Sólo tuvimos que caminar unos doscientos metros para llegar a esta iglesia -único vestigio de la ciudad puramente medieval junto con el Puente Viejo- que formó parte del antiguo camino de Santiago.

Antes de contemplarla por dentro, Caroline nos explicó que la iglesia fue utilizada también como fortaleza donde los protestantes de Montauban se refugiaron de los ataques de los reyes católicos de Francia. El sitio más duro que se recuerda lo sufrió bajo el ataque de Luis XIII. Durante tres meses -en el año 1621- los cañones del monarca hostigaron las paredes de Saint Jacques y, aunque más tarde se remodelaron los muros, se dejaron intactos dos impactos de bala que, dicen, pertenecen a aquella época.

Pasamos a su interior fresco y poco iluminado donde se mezclan románico, barroco e incluso pinturas del siglo XVIII. Tomamos alguna foto y pusimos rumbo al famoso Museo de Ingres.

Museo de Ingres

Una de las salas del museo Ingres

El pintor Jean Auguste Dominique Ingres es la personalidad más importante nacida en Montauban, como así lo constata el bonito museo dedicado a su figura.

El edificio -como no, de ladrillo rojizo- es un antiguo palacio episcopal que fue comprado por la ciudad a la Iglesia tras la Revolución Francesa. Desde entonces ha servido de ayuntamiento, biblioteca y museo.

Nos contaba Caroline que Ingres fue un peregrino constante y apenas vivió en Montauban. Tras la Revolución Francesa siguió formándose en Toulouse para pasar un tiempo en París antes de marcharse a Italia, donde viviría en Roma y Florencia.

Se creía que era un pintor de corte clásico pero un estudio posterior de su obra -hecho por genios como Picasso- constató que dejaba pequeñas huellas propias en forma de imperfecciones en sus cuadros, como extremidades desproporcionadas en relación a los cuerpos o posturas imposibles. Era un gran profesional y realizaba hasta cientos de bocetos antes de pintar un cuadro.

La escultura más famosa de Bourdelle

Video: CAHORS y MONTAUBAN: 2 ciudad imprescindibles. Occitania 9# Midi Pyrenees. Francia (Abril 2020).

Pin
Send
Share
Send